PEELING

Conocido también con dermoabrasión, es un tratamiento estético de rejuvenecimiento facial, que consiste en la aplicación de diferentes sustancias químicas para conseguir una renovación de las capas superficiales de la piel.

Sirve para tratar lesiones como las cicatrices derivadas del acné, y signos del envejecimiento como todo tipo de manchas (melasmas, léntigos solares, queratosis, etc.), arrugas y pérdida de luminosidad.

Al reparase la piel con una nueva epidermis y un nuevo tejido conectivo dérmico consigue como resultado final un aspecto rejuvenecido de la piel.

Además, el tratamiento se puede realizar a diferentes profundidades (suave, medio o profundo) en función de los resultados deseados, lo que se consigue usando una solución química diferente para cada caso.